Según estudios, uno de cada tres niños se ha sentido acosado en clase, el 43% de ellos ha pensado en el suicidio, un 17% lo ha intentado y más de 500.000 niños sufren un acoso intenso. El bullying es cualquier forma de maltrato intencionado que pueda ser perjudicial, es realizado de un estudiante hacia otro compañero que, normalmente, es más débil y se convierte en una víctima habitual y constante.

El proceso del bullying y sus participantes

El agresor intimida, amedrenta y somete emocionalmente a su víctima para conseguir algún beneficio, o tener el reconocimiento y admiración de sus otros compañeros a costa de la salud mental y física de su víctima.

La víctima que se encuentra expuesta a todo tipo de maltratos por parte de uno, o varios agresores y comienza un círculo repetitivo del que es muy difícil salir.

El observador es la persona que siempre está al pendiente de lo que va a ocurrir y solo se limita a observar, no interrumpe el maltrato ni defiende a la víctima que lo está recibiendo.

El acoso se expresa de diversas formas, no solo físicamente, también existe la agresión verbal y la exclusión. De hecho, la agresión verbal es la más recurrente en las escuelas actualmente, ya que los alumnos se ven afectados por burlas y etiquetas que los pueden marcar para toda la vida, de acuerdo a la intensidad y al número de personas que ejerzan el maltrato.

Es importante saber que el bullying es un comportamiento cruel y despiadado, aplicado por una persona hacia otra que no tiene la culpa y solo lo hace con un fin de satisfacción personal. No se debe confundir con un problema entre iguales que tienen un nivel similar para enfrentarse y defender sus intereses.

Existen varios rasgos que pueden indicar que un alumno está empezando, o tiene riesgo de padecer este maltrato.

Soledad

Se la pasan en soledad, son excluidos por el grupo y pasan la mayor parte del horario lectivo y de sus horas libres, sin compañía.

Burlas

Son el foco de las burlas. Son ridiculizados de forma constante, tienen apodos y etiquetas que generan una burla colectiva de la mayoría del salón.

Escasa habilidad deportiva

Es muy común que los adolescentes que no practican ningún deporte, porque carecen de facultades para hacerlo, sean víctimas frecuentes del maltrato y acoso, tanto físico como verbal.

Timidez y tristeza

Los alumnos que presentan este tipo de actitudes suelen ser víctimas potenciales del maltrato y abuso por parte de sus compañeros, ya que los encuentran débiles y frágiles, por lo que se aprovechan de ellos.

Baja autoestima

Si tienen un autoconcepto de sí mismos muy negativo es posible que sean foco de maltrato y agresiones en un futuro próximo.

Estas son algunas de las características que pueden indicar algún tipo de maltrato o la posibilidad de que esto ocurra. Sin embargo, existen una gran cantidad de razones por las cuales esto puede ocurrir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here