Nada cae del cielo. Nada aparece por arte de magia. Ningún éxito estalla de la noche a la mañana. Siempre hay un montón de trabajo y un montón de acciones ocultas detrás de todas estas afirmaciones que acabo de hacer.

Inténtalo, no te quedes estático

Hay que entender que la única forma de poder tener el éxito que se quiere tener y poder lograr lo que se quiere lograr es simplemente haciendo, intentándolo y volviéndolo a intentar. Muchas veces despertamos con las ganas de no hacer absolutamente nada, con la motivación en cero y con ganas de desaparecer, pues, esos precisamente son los días en los que más cosas debes hacer, no en el ámbito laborar por ejemplo, pero si en el área del disfrute y de la distracción. Nunca te quedes tranquilo, siempre busca una manera de crear o de experimentar cosas nuevas, siempre busca conocimiento donde tú creíste que nunca ibas a encontrarlo. Claro, esto evidentemente funciona siempre y cuando lo que hagas o quieres hacer tenga la posibilidad de poder lograrlo, porque seamos claros, a pesar del esfuerzo y de las ganas que le puedas poner a algo, hay veces que simplemente no resultan y debes dar un paso al costado.

El éxito no llega solo

Si te quedas sentado con las manos abiertas esperando que algo aparezca, lo único que podrá aparecer es un adormecimiento del brazo. La única forma que tienes para poder obtener algo, es haciendo lo posible por ese algo. Cada cosa que parece que resulto ser algo inesperado, detrás tiene un historial de derrotas, caídas, de intentos y de mini victorias las cuales se congregaron en una sola cosa y estallaron como un éxito rotundo.

No te quedes en el hacer nada y siempre intenta el hacer algo, te darás cuenta que a la hora de que el éxito toque tu puerta, aquellas horas en las que hiciste al menos una cosa, te resultarán de mucha ayuda para poder disfrutar de lo que viene.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here