Sabemos a ciencia cierta que los pilotos de guerra estadounidenses tienen una conexión muy cercana con sus naves, pero esta podría volverse aún más cercana gracias a un grupo de investigadores y doctores australianos.

Desde hace cuatro años, neurólogos e ingenieros de la Universidad de Melbourne junto a cirujanos del Hospital Royal Melbourne están desarrollando una interfaz capaz de comunicar la mente con una máquina y que además es muy fácil de implantar.

Esta investigación está siendo financiada por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos (DARPA, por sus siglas en ingles) y planea que en un futuro cercano sea probada en pilotos de guerra, quienes serán capaces de manipular sus naves usando únicamente sus mentes.

La piedra angular de toda esta esta investigación es un electrodo llamado Stenode, que, aparte de ser compatible con el cuerpo y las células vivas, es tan flexible como para pasar por los conductos de sangre y operable una vez que llega a su destino.

El Stenode puede medir la actividad de la corteza motora del cerebro y grabar esa actividad en una computadora que a su vez interpreta los movimientos, las interpretaciones serán usadas para mover maquina externa, en el caso de DARPA, los aviones de combate.

Fuera del uso militar, los expertos de la investigación dicen que en un futuro podría ser posible interactuar con los móviles, robots y cualquier maquina usando solo el cerebro. Por el momento, DARPA únicamente quiere utilizar este avance para que los pilotos tengan una mejor eficiencia en combate.

Pero las sorpresas no acaban ahí, el Stenode también podría servir para curar algunos problemas del cerebro y ayudar a los pilotos heridos a recuperarse más rápido, por supuesto, esto es únicamente decisión de la fuerza militar estadounidense, seguramente pronto veremos sus primeras aplicaciones en pruebas de combate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here