¿Te imaginas una cura milagrosa para enfermedades incluso mortales? ¿Un futuro donde  un trasplante de  órgano sea tan fácil como curar una gripe? ¿Y si te dijera que es posible, y que esta realidad está más cerca de lo que crees? ¿Qué dentro de poco las enfermedades relacionadas con mal funcionamiento de órganos serán problemas solo del pasado? Aquí te explicaremos cómo es posible con este nuevo invento de la industria de la medicina que te dejará asombrado y quizá un poco perturbado.

El malfuncionamiento de órganos es algo común para millones de personas en estos tiempos, un problema cada más frecuente por las malas dietas a las que acostumbramos. La deficiencia renal y hepática está a la orden día. Sin embargo, debido a lo costoso que es conseguir un nuevo órgano para el trasplante, los pacientes en necesidad de urgencia se enfrentan a las dificultades que suponen las interminables listas de espera y abonado a esto, los elevados precios que representan dichas intervenciones; no es algo que cualquiera podría costearse,  los precios superan la barrera de los 300 mil dólares. Para una persona con ganancias promedio, sería simplemente imposible tener acceso a estas operaciones, lo cual marcaria su destino a una vida de poca calidad e incluso en algunos casos pueden llegar a fallecer por esta causa.

Existe una controversial investigación que para muchos raya el límite de la perversión humana. Para algunos es un tema tabú de la medicina y otros alegan que es la herejía y el ego del ser humano a jugar a ser Dios, pero para  una considerable población, para muchos importantes millones, esta es su única salvación. A esta investigación se le llama la Granja de órganos. Aberrante idea para unos, la panacea de la medicina para otros cuantos. Léelo y danos tu propio veredicto.

Granja de órganos es el nombre de esta iniciativa que a pesar de seguir en fase de investigación y prueba,  ya se está implementada.  En muchos países, laboratorios y granjas tienen grupos de cirujanos realizando operaciones, hasta aquí nada fuera de lo común. Lo inusual comienza cuando lees que lo que están operando no son humanos, son animales, cerdos y ovejas mayormente. Suena raro, pero lo asombroso empieza cuando te enteras de que están inyectando grandes cantidades de embriones en estos animales. ¿Embriones? Sí, pero no son embriones cualesquiera: son nada más y nada menos que embriones quiméricos,  una mezcla entre lo humano y lo animal. Quimera es el término que se usa para referirse a un ser vivo que combina partes de otras especies en él, por lo tanto, quiere decir que lo que se está creando son mutantes de oveja o cerdo, con órganos humanos. Esto se logra inyectando células madres directamente en el embrión del animal en cuestión. Ya se obtuvo un avance en este proyecto,  pues se logró crear con éxito una oveja con células un 15% humanas, e incluso un hígado en gran proporción humano. El profesor Esmail Zanjani es uno de los grandes promovedores de este movimiento junto al profesor Hiro Nakauchi. Su objetivo es lograr la cura milagrosa de la medicina y hacerla lo más asequible posible para todas las clases sociales. A largo plazo, crear animales con riñones, hígados o corazones humanos. Si se lograse dar con la quimera perfecta, en un futuro pronto podríamos tener la “cura milagrosa”, el santo grial de la medicina.

Aún quedan muchos obstáculos para lograrlo, como lo sería la prohibición de muchos países, entre esos, el país de origen del profesor Hiro Nakauchi, el cual prohíbe los experimentos combinando genes humanos y animales. Así como este hay muchos otros países que se oponen, además de sectores religiosos que se encargan de dificultar esta tarea. Mas, poco a poco ha ganado aceptación a nivel mundial.  Se les ha otorgado más perisología para la libre experimentación, se les han abiertos nuevas puertas y nuevas fronteras para que en un futuro aparentemente no muy lejano, las deficiencias de algún órgano dejen de ser un problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here