El emprendimiento no siempre fue una palabra conocida ni común en el lenguaje de las personas. Descubramos que significa realmente.

¿Cómo se define el emprendimiento?

La Real Academia Española (RAE) no contempla una definición para la palabra “emprendimiento” lo que si destaca es una breve explicación de que se trata del efecto de emprender, un verbo que leyenda la acción de llevar adelante una obra, ideal o un propósito y más significativamente se destaca en el área de los negocios, en líneas generales se trata de un trabajo que se desarrolla con un método determinado y requiere de esfuerzo individual o la integración de esfuerzos de varias personas y el diseño de estrategias para enfrentar diversas dificultades, obstáculos, adaptarse a los cambios y conservar un norte que es cumplir con un objetivo que beneficie a quien o quienes realicen la actividad.

Aunque es un concepto más abstracto que concreto, aparece con particular frecuencia en el ámbito de la economía y los negocios. Sin embargo, es posible incluirlo en otras áreas de la vida cotidiana, lo único que se necesita es un punto de partida: una idea y un fin a perseguir con esta. En el caso de los negocios, un emprendimiento es una iniciativa, puede que sea de un individuo o de un grupo, una organización o un ente que asume un riesgo económico o realiza una inversión, dejando prestos sus recursos aprovechando una oportunidad que brinda el mercado o una carencia de cierto rubro en determinado momento.

La finalidad, el propósito

Con miras a ese beneficio que se busca al finalizar la actividad o como parte de ella, es tanto para el emprendedor (o emprendedores) como para el público que recibirá el producto de ese trabajo a desarrollar, pero es posible que esos resultados no sean observables a corto plazo, sino a mediano y largo.

Uno de los errores más comunes que se consiguen entre los emprendimientos, es el pretender obtener ganancias inmediatas y cuando no sucede tal cosa, es posible que caigan en el desánimo, se pierda ese norte que se ha identificado al inicio y el proyecto acabe sin haber alcanzado siquiera el primero de sus objetivos. No se debe perder el propósito de vista y se debe continuar el camino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here