La soya es un alimento sumamente versátil, que puede consumirse como leche o en guisados. ¿Ya conocer las propiedades de este milenario alimento? Si no es así, en este artículo te las mostramos:

Entre otros elementos, la soya contiene altas cantidades de vitaminas y minerales; entre ellos sobresalen la vitamina B12, la vitamina K, los ácidos grasos conocidos como “omega 3”, magnesio, hierro y calcio; por lo que puede ayudar a combatir y prevenir trastornos y enfermedades como la anemia (con el hierro), la desnutrición y la osteoporosis (con el calcio); por si fuera poco, la soya también contiene de altos porcentajes de fibra; ésta nos dará una sensación de saciedad y ayudará a evitar problemas relacionados con el estreñimiento. Por si fuera poco, la soya nos aporta una excelente dosis de antioxidantes, los cuales previenen el envejecimiento natural de las células.

La soya ayuda a combatir los niveles de colesterol en la sangre, en específico del tan temido colesterol LDL, también conocido como parte de las “grasas mala” o denominado “colesterol malo”; también ayuda a reducir el nivel de triglicéridos en nuestro organismo.

En algunos estudios recientes se afirma que el ingerir soya con regularidad puede ayudar a prevenir la presencia de ciertos tipos de cáncer; esto se debe, entre otras cosas, a que contiene isoflavona; la cual potencia los beneficios de la proteína p53, la cual lucha contra la aparición de tumores, sobre todo aquellos en la zona de la próstata y en el área de los senos. Si cuentas con antecedentes de cáncer en tu familia, probablemente sea bueno acudir con un médico o nutriólogo para saber qué tan recomendable resulta el ingerir soya habitualmente como parte de nuestra dieta.

La soya también es empleada en cuestiones de belleza, por ejemplo, es empleada en cremas para lograr que la piel se torne más suave, o bien, para obtener unas uñas saludables y resistentes. Esto se debe a las cantidades de vitamina E que contiene, vitamina que también previene la aparición de arrugas.

La soya también suele ser utilizada para evitar la caída de cabello, sobre todo en el sexo masculino. Por sí misma, la soya es un excelente anti andrógeno, esto quiere decir que nulifica la producción excesiva de hormonas propias de los hombres, y aquí se incluyen aquellas que pueden provocar la aparición de calvicie. En resumen, otorgan resistencia al cabello, brillo y lo nutren.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here